Como pascalinos no podemos estar desconectado de nuestro ambiente, la preocupación por la sostenibilidad ambiental debe ser uno de los ejes que dinamizan nuestro proyecto educativo institucional desarrollando acciones de formación en torno al respeto por la vida y la conservación de la naturaleza. De igual forma debemos desarrollar programas educativos para la justicia y la paz, en donde el medio ambiente juega un papel primordial, porque la educación y la formación son instrumentos fundamentales para crear una nueva cultura planetaria.

La UNESCO mediante las diferentes conferencias mundiales que ha realizado sobre el tema del medio ambiente, ha hecho esfuerzos muy valiosos para motivar el trabajo que se necesita con el fin de mejorar las condiciones de vida de toda la humanidad. Uno de estos esfuerzos ha sido El Decenio de la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) (2005-2014), gracias al cual se han hecho avances muy significativos de sensibilización a la importancia de la educación para el desarrollo sostenible.

Las últimas publicaciones que ha realizado la UNESCO sobre la educación, y que subraya la importancia de la educación para la sostenibilidad ambiental, dice:

“La educación sí importa porque ayuda a garantizar la sostenibilidad ambiental. La educación ayuda a las personas a tomar decisiones para satisfacer las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las próximas generaciones. La educación para el desarrollo sostenible es fundamental para cambiar valores, actitudes y conductas” (UNESCO 2010).

Las repetidas informaciones sobre los problemas ambientales han hecho que el conjunto de la sociedad los vea como algo indeseable. Esto ha conducido a evidenciar y cuestionar la agresividad de la conducta humana sobre el medio natural, y pone de manifiesto la necesidad de cambiar los sistemas de conocimientos y valores sociales. Esta necesidad de cambio social ha hecho que la educación y la formación sean requeridas como los instrumentos fundamentales para crear una nueva cultura de concienciación planetaria.

Hoy día, el objetivo preciso que plantea alcanzar la educación y formación, para solventar el comportamiento humano agresivo ante el medio social y ambiental, es la socialización y asimilación de nuevas pautas culturales: solidaridad entre las naciones, ética en la explotación de recursos, buenas prácticas ambientales en la vida cotidiana, demanda de verdaderas políticas ambientales, tecnología limpia, etc. Esta cosmovisión hacia el desarrollo sostenible (satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades1), permite a los individuos ser más conscientes, más responsables y estar funcionalmente mejor preparados; de esta manera, se pretende hacer frente a los retos de la preservación de la calidad ambiental y de la vida.

Los desequilibrios sociales y el aumento de la pobreza, la contaminación del suelo, el aire y el agua, el enfrentamiento entre regiones, la pérdida de masa forestal, las enfermedades, etc., son algunos de los problemas que nacen, o se incrementan, a partir de la incesante degradación del medio por la actividad humana. Esto hizo tomar conciencia de la urgente necesidad de introducir la educación ambiental en todos los niveles del Colegio, y acorde a nuestro carisma, determinar su enfoque a través de un Plan de Educación Ambiental.

Este Plan de Educación Ambiental tiene como objeto orientar a colegio ante la urgente necesidad del desarrollo sostenible. Para que sea posible, en nuestro ámbito de actuación pedagógico, introducir en la conciencia humana los valores de la modernidad. Se enmarca dentro de la percepción de la nueva ética socio-cultural, que debe mantener la humanidad para no mermar la supervivencia de todos los seres vivos. Por ello, este Plan se convierte en un referente y, por tanto, también puede servir como una guía, a la hora de establecer cualquier actuación en el ámbito de la educación ambiental.

Finalmente, el presente Plan pretende dar respuesta a nuestra Misión y a uno de nuestros principios de “fomento de la relación armónica entre el ser humano y el entorno social, ambiental y cultural”, establecidos en la escencia de nuestro proyector educativo institucional.

En el Plan se han propuesto acciones con carácter indicativo para cada meta específica, y que, asumiendo las múltiples variables antropológicas en las que se enmarca el Colegio, se dejarán sin describir sus objetivos, metodologías, criterios de evaluación, personal responsable, costos económicos, fichas de seguimiento y evaluación, etc. para que cada profesor, desarrolle la idea central de la acción según sus necesidades, recursos y situación real. De esta manera se favorece la diversidad de estrategias para alcanzar cada acción del Plan.

Por último, cabe apuntar la importancia de la coordinación y comunicación interna para dar solidez y funcionalidad al Plan de Educación Ambiental Pascalino. Todas las personas involucradas deberán conocer el “enfoque” que sustenta al Plan, para facilitar la implantación técnica.